De lunes a domingo 10:00 — 19:00 (Cierre de taquilla a las 18:30. Última entrada a las 18:30, podréis disfrutar del paseo hasta el cierre oficial a las 19:00)

Historia

Patrimonio
Fundación
Alexander Grivkó

Patrimonio

Madame Thébault, la famosa actriz de La Belle Époque, inspirándose en uno de los padres-fundadores del impresionismo — el artista apasionado por la jardinería, Claude Monet, inició el jardín al sembrar un primer árbol en 1903. Un jardinero de la zona, Auguste Lecanu ayudó a Madame Thébault a convertir el jardín de sus sueños en realidad. Aún así el jardín ha conservado sus características ambientales hasta nuestros días gracias a Claude Monet.

 
 

El jardín se arrellana por el acantilado de La Costa de Alabastro (la Côte d’Albâtre), un fenómeno natural en Normandía. En la intimidad del jardín se esconde una antigua villa, que lleva el nombre de Roxelana, en honor a la figura histórica favorita de Madame Thébault: Roxelana, la esposa del sultán Hürrem Haseki, considerada como una de las mujeres más famosas de la historia otomana, se la recuerda como una persona valiente y leal. Su extraordinaria vida sirvió de inspiración a muchas obras literarias, teatrales y cinematográficas.


Historia de la creacion

Madame Thébault amaba con devoción a su vasta colección de orquídeas. En ellas Madame Thébault veía a las concubinas del harén de Hürrem Haseki Sultan. Eso la ayudó identificarse con Roxelana, cuyo papel en harén la catapultó a la fama, llevándola al firmamento francés entre finales del siglo XIX y principios del XX. En la actualidad las orquídeas siguen prolongando la obra de la fundadora histórica del jardín.

 
 

La terraza principal de Los Jardines de Étretat se encuentra en el famoso peñón D’Amont, donde Claude Monet pasó muchas horas trabajando en los lienzos de la serie de obras y esbozos, inspirados en los acantilados de Étretat. Según afirmaba el propio Monet: «las rocas de aquí no se parecen a nada». En seguida, la terraza se convirtió en un imán para los artistas, amantes del jardín y la naturaleza, para los aficionados a la arquitectura, el arte y especialmente para los amantes de Claude Monet. Habitualmente, los visitantes se sinceran comentando que sus pasiones, pensamientos y sentimientos, se ven reflejados en la belleza perpetua del paisaje, en sintonía con las vistas y el alboroto de colores de los peñones de Étretat.

Fundación

El paisajista Alexander Grivkó, inspirándose en la historia de Madame Thébault, reinventó el jardín en 2015. Durante el proceso de creación aparecieron nuevas formas, dilatando sus fronteras. La virtud de este proyecto es la simbiosis de los elementos históricos del jardín antiguo y la arquitectura contemporánea, creando una visión neo-futurista de los jardines.


Gaspard, votre historien des jardins

Los Jardines de Étretat fueron creados con una especial tecnología de autor, que ha permitido sembrar el jardín para que se parezca a un jardín de fin de siglo en tan solo 2 años. El arquitecto de paisajes tomó prestada una parte de la técnica, del clásico diseño de los jardines y parques, de André Le Notre, el maestro-creador de los jardines del palacio de Versalles. Quién modeló el conjunto del parque de Versalles en poco tiempo, al utilizar un número limitado de especies botánicas, con lo que ganó efabilidad, gracias también a la poda artística.

Rindiendo pleitesía a la filosofía del arquitecto real André Le Nôtre, el señor Grivkó modeló el jardín utilizando macizas composiciones de plantas podadas, formando un voluminoso espacio arquitectónico.

Los Jardines de Étretat cuentan con 150. 000 plantas. Es, por tanto, un laboratorio científico y natural, que tiene como objetivos la búsqueda de nuevas tecnologías para el cuidado de las plantas y la creación de nuevas formas de poda artística. El espacio del jardín está lleno de voluminosas composiciones de plantas podadas, cuyas formas plasman los paisajes y la naturaleza de Normandía.

Los Jardines de Étretat son un museo de arte contemporáneo al aire libre. Un museo que contiene una colección única de objetos artísticos. Una insólita combinación de las plantas podadas y las estatuas contemporáneas ha permitido al jardín obtener su propio carácter y una vistosa personalidad. Por eso, Los Jardines de Étretat han ganado una fama especial dentro de la sociedad profesional y del arte contemporáneo.

En el museo se exhiben dos exposiciones: una permanente y otra temporal. La exposición permanente de las estatuas contemporáneas es un fundamento arquitectónico indivisible, sin el cual se pierde la idea, la dramaturgia, el genio y la integridad artística del jardín. Las exposiciones temporales están asociadas con las inauguraciones de las temporadas estivales anuales en Los Jardines de Étretat. Los objetivos de las exposiciones temporales son el desarrollo del ámbito social, natural y artístico de difusión artística, así como el fortalecimiento de los valores éticos, de protección del patrimonio histórico y cultural. Alexander Grivkó consideraba que el paisaje alrededor de una persona forma parte de su imagen natural. El objetivo principal de los arquitectos del paisaje es trabajar sobre el volumen preciso sin geometría excesiva ni cromatismo superfluo.

El dogma de las obras de Grivkó se define por la posición de la persona en el espacio: su autosensación, la aspiración a la armonía y la comodidad visual absoluta.

El valor histórico-artístico de Los Jardines de Étretat consiste en la aplicación vanguardista de algunos principios del neo-futurismo. Además las composiciones del jardín forman una unión de las grandiosas ideas neo-futuristas. El arte del porvenir va al compás con la actualidad, reflejando la etapa moderna del desarrollo cultural de la humanidad.

Tradicionalmente se cuenta con cinco tipos de jardines en el mundo: el francés, el regular, el paisaje inglés, el italiano y el asiático u oriental. Con su experimentación, Alexander Grivko está desarrollando un nuevo sexto estilo, basado exclusivamente en las ideas neo-futuristas para crear los jardines del futuro. La semilla es la visión ultra-contemporanea de la jardinería, con un espacio que se organiza gracias a las esculturas vegetales. Cuando el experimento esté concluido, Los Jardines de Étretat se convertirán en un ejemplo del nuevo estilo del paisajismo, que aún tendrá que obtener su nombre.

Alexander Grivkó

Alexander Grivkó es co-fundador y director de arte, además de ser el arquitecto de paisaje principal de la empresa de paisajismo internacional IL Nature, con sedes en Lóndres y París.

El amor y el interés por los jardines de Alexander se lo inculcó su abuelo. Cuando éste servía de agregado militar soñaba con crear un jardín, y al jubilarse convirtió su sueño en realidad. Sembró un jardín eligiendo y cuidando meticulosamente las plantas. El jardín del abuelo pronto adquirió fama como sitio de interés local. Cuando la familia de Alexander se mudó a una casa de campo, Alexander dispuso de su propio campo creativo, el jardín donde él mismo pudo aplicar los conocimientos de su abuelo y experimentar.

Su primera educación la recibió en la escuela de los floristas diseñadores. Trabajando en diseño Alexander recibió su primer pedido para la creación de un jardín. Ese fue el punto de partida en la carrera profesional de Alexander, con un desarrollo profesional ininterrumpido, seguido de la mejor formación como arquitecto de paisaje a nivel internacional.

Según la revista AD (Condé Nast) Alexander Grivkó ocupa el lugar 23 en la lista de “Los 100 mejores arquitectos y diseñadores”. Una de las mejores obras de Alexander el “Jardín Orehovno” está entre los 10 mejores jardines según el ranking de Forbes Life. Esbozos sobre sus proyectos de jardinería y entrevistas se publican habitualmente en revistas como Vogue, AD, Elle Decoration, House and Garden, Forbes, Le Monde, Paris Match, Le Figaro y otros periódicos internacionales. Películas sobre los jardines de Alexander Grivkó han participado en festivales internacionales como Cannes Lions International, The Berlin International Film Festival, International Istanbul Film Festival, Riga International Film Festival, etc. y en muchos de ellos fueron premiadas.

El toque de distinción del arte de Alexander Grivkó se aprecia en la capacidad de integrar los estilos clásicos, las tendencias contemporáneas y los conceptos de arquitectura de paisaje y arte.

Otra corriente de su inquietud artística son los experimentos con la poda escultórica. En definitiva, el leitmotiv filosófico del arte de Alexander Grivkó es la fugacidad del tiempo, la que se debe sentir, aceptar y alcanzar, arrimándose al pasado.

Entradas
We are using cookies to provide you with a better browsing experience Read our policy.